En Castelli bajan las Tasas para incentivar el consumo y ¿Que pasa en Colón?

El portal Infocielo  indica que en medio de la fuerte crisis que atraviesa el comercio en toda la Provincia, y que se vio reflejadas en las estadísticas publicadas ayer, que daban cuenta del cierre de unos 2.500 comercios en Capital Federal y el Conurbano bonaerense, en tan solo un mes de 2019, un  municipio bonaerense decidió romper el chanchito y tomar medidas de impacto fiscal para incentivar el consumo.

Se trata de Castelli, que rubricó ayer mismo un acuerdo con la Cámara de Comercio local, que se traducirá en beneficios para pequeños contribuyentes. “Los comerciantes de Castelli en este año van a pagar menos en tasas que en 2018, si tenemos en cuenta que la inflación proyectada para este año es del 30%”, explicó el intendente Francisco Echarren durante el anuncio.

Echarren subrayó que la medida se sustenta en “la crisis económica por la que atraviesa el país” que, dijo, “afecta al comercio local”. Y admitió que produce un “daño fiscal importante al Municipio porque se reduce la recaudación de millones de pesos para bajarle las tasas a los comerciantes de Castelli”.

El responsable de Ingresos Públicos de la comuna, Alejandro Barbieri, explicó que la medida se complementa con la creación de la “monotasa” que unifica tres tasas distintas mediante un sistema de cobro que implica un pago bimestral y que, para los pequeños contribuyentes, implica una merma de 50 por ciento respecto de lo que se pagó un año antes.

Según se precisó desde la Comuna, ahora los valores de las tres categorías son de 500 pesos bimestrales para la A, 1.100 pesos para la B y 1.600 para la C. Pero además se implementan descuentos para contribuyentes que estén al día.

 En Colón vamos a un exterminio comercial

Cabe destacar que en Colón ya son más de  cien los comercios cerrados en forma oficial (hace dos meses eran ochenta) y es una verdadero “exterminio” en el sector informal comercial.  En este sentido, las cifras  de la economía de la “MESA DIARIA” indica un abrupto descenso en el consumo de carne vacuna que estaría entre el 30 y 40 por ciento. Una baja de hasta un cincuenta por ciento en el consumo de lácteos y si tomamos el rubro  “queso” y “manteca”  la merma podría llegar a un setenta por ciento. El Municipio ya llegó casi al reparto de ochocientas bolsas de alimentos mensuales y la demanda es creciente. También bajó  la compra de medicamentos, entre otras cosas. Los aportes por fuera de las obra social (cada vez cubren menos porcentaje) y son cada vez mayores.

Ante este panorama es hora que los Concejales colonenses, no importa la ideología se pongan los pantalones largos y comiencen a tomar medidas (dictar ordenanzas) que ya mencionamos por nuestra cuenta en dos notas periodísticas anteriores. Los sectores que tienen la crisis más importante son las mayorías de las cuarenta carnicerías y las más de  veinte  panaderías. La problemática central son las tarifas eléctricas y las boletas  gas ( ambas pueden llegar a más de 25 mil pesos)  y donde se agrega la baja de consumo. Además ya es una cuestión de aristas que tocan sanidad (por ende la salud de los consumidores) en los almacenes, pequeños supermercados, antes  se utilizaban  tres heladeras, hoy solo tienen una y los mismo ocurre con los freezer, con el peligro de la contaminación cruzada entre alimentos 

 Pero eso no es todo. En el presente los trabajos informales (corte de pasto, limpieza de terrenos, trabajadoras domésticas por hora  etc) van camino a la extinción. El tema es más simple de lo que parece Para contratarlos se necesitan ingresos económicos importantes,  que hoy se comió la inflación,  el pago de altas Tasas, Impuestos, y ni que hablar del servicio eléctrico y gas.

PD: Dejemos de pensar en las elecciones de octubre(están muy lejos). Tratemos de solucionar el presente que muy pronto será un triste pasado.